VIOLACIÓN TÉCNICA E INCONGRUENCIAS

VIOLACIÓN TÉCNICA E INCONGRUENCIAS, Publicado en La  Estrella de Panamá,  26 de marzo de 2018.

Virginia Arango Durling

Catedrática de Derecho Penal

Universidad de Panamá

 

En los últimos días la sociedad panameña ha estado abrumada por el delito de violación y abusos deshonestos realizado en perjuicio de una menor,  por lo que   ello se hace necesario reflexionar al respecto.

En primer término, se justifica el castigo para la violación y el abuso deshonesto pues por ningún motivo una persona  se le deben imponer actos de naturaleza sexual, y a propósito de la violación en nuestra legislación  se incluyen una diversidad de actos de naturaleza sexual: a) el acceso carnal, con persona de cualquier sexo por vía anal o vaginal, que constituyen los ayuntamientos sexuales entre hombre y mujer, o entre homosexuales, o de hombre a mujer,  b)  el hacerse acceder carnalmente en iguales condiciones; y, c) otros tipos de hechos equiparables a una violación, como son la práctica de actos sexuales orales o introducir con fines sexuales cualquier objeto o parte de su cuerpo no genital, en el ano o la vagina de la otra persona,  en las que no hay acceso carnal.

Y, sin embargo, llama la atención que se hable de  violación técnica, expresión inexacta  de origen anglosajón, que solo contribuye a crear confusiones. Y, decimos esto porque nuestra legislación sigue el derecho continental europeo, no el anglosajón, por lo que el término correcto es violación impropia  que  es aquella que se realiza  sin violencia o intimidación con menores de edad u otras personas que no puedan resistir, mientras que la violación propia es la que se lleva a cabo con violencia e intimidación.

En cuanto al abuso deshonesto o actos libidinosos,  se manifiesta por tocamientos, manoseos de las partes genitales de la víctima, actos que no son consentidos, aunque para ello no se requiere la intimidación o violencia, pues quien lo realiza suele valerse de cualquier medio para aprovecharse de la víctima, y con ello lograr su satisfacción sexual.

Ciertamente, que  el acuerdo de 10 años en este caso ha sido criticado, valga mencionar, que por el solo hecho de cometer  la violación la pena fijada es de 10 a 15 años en la legislación vigente, mientras que previamente en el Código Penal de 1982, era de prisión de 3 a 10 años, aunque tampoco se ha escapado el Sistema acusatorio y la institución de los acuerdos de pena, que cumplen una función en el sistema procesal.

En todo caso, para resolver tales inquietudes lo aconsejable en los acuerdos de pena sea lo siguiente: a) que no se actue ligeramente para acudir al acuerdo, por economía procesal o por evitar continuar con el proceso. En este sentido, el Ministerio Público, el año pasado había logrado 200 acuerdos en tres meses, b) es incorrecto pensar que porque la ley lo establezca  para cualquier delito u otras situaciones, deba acudirse a ello, pues debe valorarse cada hecho delictivo, la gravedad del hecho, al delincuente y porque no a la víctima,; y c)  que son contradictorios los acuerdos con penas irrisorias, pues aún cuando el acusado acepte los hechos imputados es el Fiscal, quien propone la pena, y este debe velar en todo momento por los intereses de las víctimas.